Nos encontramos transitando un momento muy especial,  sin precedente. 

La Pandemia del Coronavirus ha reconfigurado las realidades de todos.

St. Ignatius´College tuvo  que reinventarse en horas. Estábamos fortaleciéndonos para perfeccionar la enseñanza y el aprendizaje presencial, para súbitamente tener que movernos a un mundo virtual que no es nuestro entorno cotidiano. El equipo docente ha rediseñado por completo el funcionamiento de sus clases en cuestión de días. Los niños están aprendiendo a través de una forma que a ellos no les es 100% natural (al menos no a todos), están recibiendo atención de sus maestros permanentemente y sus necesidades educativas no han quedado descuidadas. Y estos mismos niños están demostrando un compromiso ejemplar, siguiendo el programa de aprendizaje a distancia de manera muy respetuosa y aprendiendo a manejar sus tiempos.

Hemos salido al mundo de otra manera y nos estamos ajustando a las necesidades de todos: las previstas, las emergentes, las que no sabíamos que iban a aparecer. Toda la comunidad CSI conectada desde casa. 

Tomamos esta oportunidad para valorar nuestra salud y la compañía de nuestra familia, encontrando modos de enriquecer nuestros vínculos y de aspirar a un equilibrio entre dedicación al estudio, al trabajo y al ocio.

Que este tiempo de introspección nos devuelva a la vida exterior aún más solidarios y atentos al otro.